El paso de la muerte hacia la vida

Hoy quiero que reflexionemos sobre lo que llamamos muerte en este plano humano en que vivimos, para quitarle el miedo a ese paso que significa el regreso a casa de donde hemos venido. Sólo recuerda lo que nos dice Jesús: “Vosotros no sois de este mundo”. Lo que significa que aquí estamos de paso y hemos venido a las lecciones que mi Ser escogió venir a vivir, para deshacer nuestro ego y despertar a la realidad en que fuimos creados por Dios, vivir de acuerdo a nuestra verdadera realidad. Somos Hijos de Dios en unidad perfecta con el Padre.

Así como nuestro Ser eligió lo que decidió venir a vivir en esta vida e hizo un plan de vida, también eligió el tipo de muerte según lo que queremos aprender y enseñar. Muchos me han dicho:¿cuándo elegí venir a vivir todo lo que estoy viviendo?, cosas muy buenas, pero también muchas situaciones que para nada me gustaron, como enfermedades, crisis, relaciones conflictivas,accidentes,etc. Desde nuestra mente racional por supuesto que no vamos a entender, porque nuestra mente racional que está capacitada para vivir en este plano de la materia, pero no tiene la capacidad para entender el mundo de mi Ser espiritual y por consecuencia el mundo de Dios. Por esto, cada vez que atraviesas un momento difícil de tu vida, siempre pregúntate: ¿Cuál es la lección que mi Ser escogió venir a vivir con esta situación?. Todo lo que vivimos en esta vida es una lección de vida.

Toda muerte es un acto de amor, es un desapego total de todo lo que no soy yo, es dejar mi cuerpo, todas mis posesiones, mis roles, mi manera de pensar humana, mis emociones que no son amor. Se muere todo lo que no soy yo realmente. Libre de todos los apegos de esta vida humana, atravieso un túnel para llegar a la Luz, que es amor. Esa Luz es el mismo Dios y eres libre para unirte o no a Ella y continuar tu despertar espiritual.

Es aprender a vivir en Paz y en Paz partiremos, aunque nos maten. Aprender a vivir libres de apegos que nos atan, para que podamos movernos libremente hacia la Luz, hacia Dios. No sigamos cargando con odios, miedos, resentimientos viejos, aunque aparentemente tengamos razón, y así podremos partir serenos y sin temor. Para esto cuando nos demos cuenta que tenemos cualquier emoción negativa, el perdón es la herramienta maravillosa para liberarnos de toda carga negativa, que nos impide ver con claridad el camino del amor que nos lleva de regreso a Casa. Para esto si cada día dedicamos un tiempo en la meditación, podremos irnos deshaciendo de toda mugre emocional que nos impide caminar libre hacia la plenitud de vida de nuestro Ser. Por esto si queremos partir serenos, afrontemos desde ahora los miedos a la muerte, aprendamos a mirarla de frente como un paso hacia la Vida.

Al morir nadie te juzga. Dios te ve sólo desde el amor como te ha creado. Y tú te evaluarás desde el amor, todo lo que no has vivido con amor, pero sin juicio. Y verás también en todo lo que has vivido en donde faltó la visión del amor, por vivir carente de él. Por esto vive todo desde el amor, que es la única visión sana y sabia de la vida. Y cuando llegue la muerte seguirás amando pero sin un cuerpo físico, ya que no amamos desde nuestro cuerpo que es neutro, sino desde nuestro Ser que es amor, y estamos hechos por esencia para vivir en amor. Por esto sólo el amor es real.

Al reflexionar y enfrentar la muerte y no tener miedo de hablar de ella, es enfrentar la vida de una manera diferente. Cómo te gustaría llegar a ese momento para poderte desprender de todo con amor para sentirte plenamente libre sin ningún apego que te ate. Y poder decir me voy en paz, me voy satisfecho de todo lo que he vivido y como lo he vivido. Cristo desde la cruz y antes de morir dijo: “Todo está cumplido entrego mi espíritu”. Tienes tiempo y puedes decidir de como quieres vivir de aquí en adelante. Si te gusta lo que estás viviendo, afiánzalo sobre todo con el trabajo espiritual basado en el amor. ¿Por qué el trabajo espiritual? porque eres un Ser espiritual.

Y con la muerte lo que continúa es mi Ser espiritual que no muere porque su vida es eterna, lo mismo que la vida de Dios y soy parte de Él. Si no te gusta lo que estas viviendo tienes tiempo de enderezar el camino. Para que sea más fácil déjate guiar por Dios, abandónate a Él, déja de controlar o de hacer las cosas a tu manera y encontrarás una guía maravillosa. Y al hablar de Dios es lo mismo que dejarte guiar por el Amor.

Something to Say?

Your email address will not be published.