Todos los calendarios mayas, egipcios, tibetanos, coinciden en lo que vivimos. Hoy representa un cambio definitivo en la vida de la tierra.

El ADN esta siendo transformado con la nueva energía para poder captar las frecuencias de otras dimensiones de luz.

La tierra es vulnerable a las emisiones electromagnéticas de las explosiones solares que recibe cada 11 años.

Las pulsaciones de nuestra galaxia envían frecuencias electromagnéticas altísimas que  cambian las matrices de vida en toda la galaxia.

El caos precede a un nuevo orden.

Todos los sistemas financieros, de gobierno, sociales, religiosos, y familiares están siendo transformados para dar paso a una nueva sociedad basada en el amor.

La violencia la vivimos todos los días en nuestra sociedad mexicana

El despertar espiritual de esta nueva época es parte de la transformación para conectarnos al mundo de Dios y de nuestro SER.

El cambio hacia la nueva humanidad es partir del cambio personal de cada uno.

La meditación es la herramienta por excelencia para un cambio importante en tu vida y para llevarnos a la verdad que se encuentra en nuestro interior. La meditación es poner tu casa interior en paz. Crear el mayor silencio posible para escuchar a tu sabio interior.

La terapia psicológica es importante para trabajar con nuestras emociones del pasado no sanadas, para que podamos crear relaciones sanas, con nosotros mismos, con los demás y con el universo.

El Yoga nos sirve a través de la respiración y las posturas para la relajación, la concentración, el desprendimiento interior y la devoción a Dios.

No siempre una práctica religiosa significa que estamos haciendo un trabajo espiritual.

El pensamiento individual crea mi realidad y el pensamiento colectivo crea nuestra realidad social.

El pensamiento que esta desvinculado del amor, crea guerras y violencias que atrae mayor violencia.

El amor jamás ataca, construye y siempre se para desde la verdad y desde ahí se expresa con firmeza.

Realiza todas tus actividades que por vocación has escogido, para servir a los demás y al universo, con honestidad, con amor y servicio.

Estamos invitados al amanecer de una nueva humanidad, con mayor luz, con mayor conciencia, con mayor oportunidad, para vivir una vida como Dios quiere para cada hijo suyo. En un momento maravilloso de la humanidad y del planeta.