Cada uno somos como la célula de cualquier sociedad que formamos parte, al vivir como seres humanos. En primer lugar somos miembros de la primera sociedad que es la familia. Si la familia esta bien constituida basada en una relación de amor, vamos a formar individuos sanos en todos los aspectos de su persona. Pero si es una familia disfuncional, llena de miedos, resentimientos y de odios, que le será muy difícil insertarse sanamente en la sociedad. En resumen la familia es la base de formar individuos sanos o disfuncionales.

A partir de esta primera sociedad de la familia, esta persona formara parte de diferentes sociedades, como son en la escuela, en un club, en la sociedad en general, que es en la ciudad, en el país, en la humanidad. Tantos mas individuos sanos, vamos a crear sociedades sanas. En cambio tanto mas personas disfuncionales hay, más sociedades enfermas vamos a crear.

Sin duda la mayoría hemos nacido en una familia, en donde nuestros padres con muchas carencias afectivas, nos acompañan de la mejor manera, pero debido a sus carencias, no pudieron darnos el amor necesario para ser una persona plena, feliz, llena de amos. Por lo tanto, ahora es nuestra tarea de trabajar con nuestras carencias afectivas y sanar nuestras heridas de la infancia que se siguen presentando en nuestro presente. Si no lo hacemos seguiremos compartiendo a la siguiente generación nuestras carencias, especialmente a nuestros hijos, lo mismo que nos transmitieron nuestros papás.

Por lo tanto deja de quejarte de tus papas, de tu pareja, de tu jefe, del gobierno. Quieres que los demás cambien para que tu estés bien y no me doy cuenta, que si yo sano, esto sin duda repercutirá en todo mi entorno, y así vamos a ir sanando nuestra sociedad, que como vemos esta bastante enferma, a partir de mi sanción.